• César Bedón

La historia oculta de La Calata Culta

Actualizado: mar 19


Leslie Guevara

Tengo mucha suerte, vivo con una persona a la que admiro. Leslie Guevara, directora de Machucabotones, no es solo la persona más inteligente y noble que conozco: es además una escritora cuyos relatos me fascinaron desde que empecé a leerlos, en el año 2013, cuando yo era editor de cultura de la revista Velaverde y buscaba a una mujer que pudiera escribir una columna sobre libros y sexo de tono muy irreverente. Cuando armé la estructura de la sección de cultura, uno de mis modelos era la revista Caretas (de la que yo había sido lector desde niño) y deseaba rendir homenaje a su última página, la página de La Calata, que era mi favorita... Deseaba, además, que la sección de cultura de Velaverde tuviera cierto aire de libertinaje -el tipo de libertinaje con el que sueña un nerd- y en eso mi sensibilidad empataba con la de Juan Carlos Tafur, el director de la revista. "¿No sería bacán, pensaba, tener a una chica que escriba columnas que empiecen siempre de la misma manera, con ella calata en su cama leyendo un libro?" Me gustaba esa idea, la de una columna llamada La Calata Culta (es decir, la Calata de la sección de cultura) y sin muchas más ideas le propuse escribirla a quien por entonces era una relativamente desconocida Leslie Guevara. Era conocida para mí, claro, porque era mi enamorada. Yo sabía que era irreverente y fascinante, y que podía hablar con mucha soltura y comodidad sobre su consumo de cultura y sobre sexo. Leslie me hacía reír mucho. Al principio ella se rehusó a mi propuesta, desde luego. Yo estuve insistiéndole un par de semanas, diciéndole que era la única persona que se me ocurría para escribir tal columna descabellada, y finalmente una tarde recibí en mi escritorio un email suyo con su columna en un archivo de bloc de notas. No me gustó nada. Al mismo tiempo, yo sabía que ella era la única persona indicada. Le dije que fuera más ella, que no estábamos en una revista para viejos. Al día siguiente me envió una segunda versión, donde daba rienda suelta a su espíritu de fauno y simplemente se expresaba, y supe que esta columna llamada La Calata Culta había comenzado a existir...


La Calata Culta empezó como una columnita de 300 palabras en la revista Velaverde. Y ahora yo reviso un poco al vuelo todos los textos que ella ha escrito y que publica ahora en Utero.pe (leo, por ejemplo, este relato) y se me hace evidente algo. Leslie por supuesto ha sobrepasado la modesta idea inicial con la cual este proyecto nació, sino que ha alcanzado un gran nivel con su escritura. Hay muchísimos momentos en sus relatos (especialmente en sus diálogos) que yo le envidio un poco, y en general siento que siempre puedo aprender de su enorme sentido de la libertad personal al escribir. Porque ella hace lo que quiere: sus relatos son siempre incorrectos, y están llenos de alegría, melancolía y locura. Creo que no hay nadie haciendo lo que hace ella.


Con ustedes, una entrevista a la escritora Leslie Guevara hecha por Zoila Cristina, de la universidad César Vallejo.

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Páginas relacionadas con Machucabotones:

entrelibros.png
lcc.PNG

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Teléfono:

978224136