#Lectura: FRAGMENTO DEL LIBRO "SOLDADO DE DIOS"

Actualizado: jun 22


Abelardo Sánchez León. Recuperado de www.gestión.pe


Te compartimos un fragmento de "Soldado de Dios", libro escrito por el poeta, sociólogo y periodista peruano Abelardo Sánchez León. La pérdida de seres queridos, la entereza ante la adversidad, y los conflictos surgidos entre la política y la religión son los temas que aborda.


PARTE DE GUERRA


Esa casa mía, la de mi corazón, la de una educación consagrada a Dios, en una familia ajustada, que deseaba transitar correctamente haciendo el bien al prójimo, dándole de comer al hambriento y de beber al sediento, no tiene otras dimensiones que la de un chalet donde, además de las habitaciones del caso, y la cocina, hubo libros, enciclopedias, una Biblia y un recibo que atendiera a los que se acercaban descalzos a iniciar un sano intercambio de pareceres.


Hubo, además, un piano que mi madre me enseñó a ejercitar con estos dedos ahora estropeados, un piano semejante a un enjambre de sonidos en el verano revoloteando en un arbusto ubicado en un extremo del jardincito con todo el cielo despejado encima; un enorme y gran cielo, vaciado de sí mismo, tenso en sus bordes.


En esa casita, la de mis padres, me fui convirtiendo en quien soy. Una soledad dirigida por aquellos consejeros del alma en retiros cada vez más rigurosos. ¡Qué habrán visto en mí! Tú no estuviste en mi colegio ni conocías a los curas que, en una época, figúrate, en la primaria, eran franquistas y nos obligaban a cantar De cara al sol. Eso sucedía también en los Maristas. En el colegio italiano, a la entrada del centro de la ciudad, en los patios entonaban La Giovinetta. Era así. Es historia. Qué quieres que haga.


No puedo estar del lado de ese bando propio de la noche negra, de una España feudal que albergaba, en 1931, a la monarquía, a los terratenientes, a los burgueses y a la Iglesia. Porque allí estuvo la Iglesia, que no quepa duda, de igual modo que estuvo del lado de la fuerza aérea alemana cuando bombardeaba Guernica.


Pero la guerra en la que estamos metidos, sin proponérnoslo, no responde a aquel reto hermoso, por humano, entre la razón y la fe. Esa es la esencia de una universidad como la nuestra: andar de la mano de la ciencia y de ese misterio iluminado que es Dios.


Portada. Libro "Soldado de Dios"

Soy un soldado, como andan por allí diciendo, solo si es que voy sumergido en aquello que los poetas denominan la razón ardiente. La religión es un asunto de hombres, y también de mujeres. De mujeres sé poco, no nos eneseñaron ese trato, ese comercio como dicen ahora los modernos, ese intercambio, pero si la religión no actúa en el reino de este mundo, carece de potencia. Yo no creo en eso. Su razón de ser es llevar almas al cielo. Y no rías. No es broma. Me da entereza. Me mantiene en pie. No soy un soldado que solo obedece. Leeré la novela de la rusa francesa de donde extraes este pasaje: "Yo soy un soldado. Los soldados no piensan. Me dicen que vaya a un sitio, y allí voy. Que luche, y lucho. Que me juegue la vida, y me la juego. Ejercitar al pensamiento haría las batallas más difíciles y la muerte, más terrible".


La religión es un asunto de hombres, y también de mujeres.

Yo soy un soldado que se desenvuelve en el universo poroso de las ideas, donde todo parece fluctuar y sostenerse en el interrogante. Ese es mi campo de acción. Así me formaron. Esa es mi ilustración. Soy un atento lector del Evangelio. Creo que la religión debe hacernos mejores personas en relación al prójimo. No puedo, ni debo, abandonar el pensamiento. Mi formación no es como la tuya, y si hubieses sido matriculado en mi colegio, eso lo tengo claro, tendrías un mayor compromiso social. Lo social es el prójimo, el otro. Una persona con rostro preciso extraído de la muchedumbre.


Podemos entender el mundo como un estado de guerra permanente, es verdad, y en todos los casos y circunstancias, la Iglesia toma partido, orienta, mete su cuchara y sus narices en la olla de grillos. Ese es también su compromiso. No todo consiste en rezar. No todo es vida interior y reclusión en celdas austeras. No toda la música proviene de los cantos gregorianos. La universidad no puede vincularse solo a través de las voces selectas de los poetas antiguos y de otras latitudes, cantos de otros tiempos. La vida es la práctica, la política, y yo vivo en esa atmósfera enrarecida. La política, si es solamente un asunto pragmático, se desfigura y pierde rumbo cuando no actúa bajo el manto de un ideal o una utopía. Para mí, la política, el hecho de hacer política, de actuar en política, la política activa, significa defender nuestro futuro autónomo; y me extraviaría, de eso sí estoy convencido, si no me sujetara a la idea de un universo que florece más allá del extremo entre los linderos.


La política, si es solamente un asunto pragmático, se desfigura y pierde rumbo cuando no actúa bajo el manto de un ideal o una utopía.

En ese sentido, en esa acepción, aceptaría, si me lo preguntas, ser un soldado. Un soldado de Dios ■

0 vistas

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Páginas relacionadas con Machucabotones:

entrelibros.png
lcc.PNG

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Teléfono:

978224136