Mi primer beso



- Estábamos bailando “Love so right”, ¿recuerdas ese tema?

- Temón, comparito, los Biyís… Ya, ¿y?

- Ya habíamos bailado otros lentos y movidos, así que había un clima bacán. Y claro, era más que obvio que los dos queríamos. Pero en esos años, las cosas eran diferentes, como recordarás. Había que declararse a la chica, decirle que le gustabas, si quería ser tu enamorada…

- ¡Paja esos tiempos!

- Sí brother, ese feeling ya no existe…

- ¡Sigue contando, pe!

- Ya bueno. Le caí, pues. Le dije que desde hacía tiempo me gustaba, que la recordaba durante la semana, en el recreo, en la clase -tanto que un par de profes me hicieron roche en el salón-, en casa viendo tele -y mamá me decía oye cierra la boca- y finalmente le pregunté si quería ser mi enamorada. Dijo que sí y nos besamos. Puta, que rico beso… Si ya su perfume me tenía huevón, ese primer beso fue el clímax. Tú que vas a saber pues, si nunca has chapado así…

- Calla huevón! Sssss, tengo pa enseñarte… Jajajaja! ¡Salú!

- Oye, esos labios compadre… qué carnecita más rica, qué boca tan mojada, qué lengüita tan golosa… y luego esos cachetes tan gorditos y suavecitos… Suavecito me resbalé hacia su oreja izquierda, como explorando el lado que no se ve de la Luna… y la abrazaba un poquito más fuerte y subía mis brazos hacia sus hombros y le tomé la nuca con ambas manos y acaricié sus orejas con mis pulgares y la miraba hecho un imbécil y ella echó la cabeza para atrás y cerró los ojos, brother, y le zampé otro beso y ella me devolvió unos arañoncitos de gata en la espalda… Asu, no sabes… yo estaba sorprendido, no imaginaba mi cuerpo reaccionando de esa manera, con tanto cariño, sin morbo, ¿puedes creer?…

- Yo sé, compare, así me templé de mi ñori…

- Mira cuántas licencias te daba una declaración; antes de eso, nada…

- No me cambies de canal, pe compare…

- Bueno, y nos hicieron un rochesazo porque la canción ya había terminado y nosotros seguíamos bailando, este… Es un decir, ¿no? Estábamos en medio de la sala y la gente uuuuuuuuuuu, metiendo chongo, nos prendieron la luz y ella con la cara roja pero ahí a mi lado brother, no se refugió donde las amigas… En fin… ¿Cómo vas a hacer eso ahora en una casa? No way, brother…

- Menos tú, guón, que te computas el finuri…

- Oe, suave oe, yo toda la vida he sido un caballero… ¿O no te acuerdas que las mamás de mis amigas decían “ay, qué lindo es el Cholito, ¿no?, bien educadito es”… En aquella época era flaco, ¿te acuerdas?, usaba una peluquita escondida debajo del cuello de la camisa mientras estaba en el colegio y me la soltaba apenas salía. Un montón hacíamos eso. Los jeans, apretados arriba y unas campanas enormes abajo que tapaban los makarios, ¿te acuerdas que usábamos makarios? Taco ocho, creo, unas tabazas. Felices los chatos, jajaja. Bueno, cualquiera, ¿no? Y las camisas…

- ¡Ta que feas eran tus micas!

- ¡Sí, horribles! Jajaja, quería pegarla de psicodélico y no pasaba de huachafo, jajaja. Pero me gustaba bailar, no como ahora que tengo que embalarme una de vodka primero. Y era mandado. Y feliz, hermano, más feliz que un zancudo picando a un muerto fresco.

- Oe, ¿y la hembrita, qué fue?

- No sé… le perdí el rastro. Qué huevada, ¿no? Tanta chamba, tanto feeling, tanta onda, tanto encantamiento y dos semanas después viene otro huevón y te quita la costilla… ¡Y ella no hace esfuerzo alguno de resistencia, hermano! Por último, de compasión hacia tu persona, ¿no? Le dice que sí y se esfuma de tu vida.

- Puta, compare, se han visto casos…

- Bueno, si pues, es la vieja historia del mundo… Por eso prefiero estar sólo, brother; para malas compañías, el diablo.

- ¡Buena compare, tons salú, pe!

- ¡Seco!

©Lev Alberto Vidal/feb2016


0 vistas

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Páginas relacionadas con Machucabotones:

entrelibros.png
lcc.PNG

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Teléfono:

978224136