"No sé sobre qué escribir".


Ese es el título de un ejercicio que realizamos en Machucabotones. Como los alumnos tienen que redactar de acuerdo al título, terminan descubriendo temas sobre los cuales pueden escribir.

Eso les hace ganar confianza y ampliar su zona de confort. Un objetivo del ejercicio es que los alumnos "se suelten" y no piensen mucho.

Algunos alumnos escriben rápidamente, y en la mayoría de casos escriben desde la imaginación. La imaginación es válida pero no necesaria para este ejercicio. De hecho, preferimos trabajar con el sentido de la observación.

Otros alumnos, más ambiciosos, abren su corazón y comienzan a divagar. Se pierden y consiguen una fluidez envidiable.

Luego, cuando leemos sus textos, algunos dicen "Creo que mi problema es que me voy por las ramas". Y en ese momento decimos "¿Y eso por qué es un problema?", y ellos responden "Eso me dijeron en el colegio".

Hay que entender algo: no todo lo que nos enseñaron en el colegio es cierto.

Muchos alumnos, al iniciar clases con nosotros, escriben de manera "correcta". Quizás tengan una idea de las tildes y de las comas, pero no saben cómo hacer para que sus textos sean más interesantes.

Luego, a mitad del curso, se dan cuenta de que a través de la técnica pueden conseguir escritura muy vívida.

Sí se puede aprender a escribir de manera expresiva.

Pero depende de ti si realmente quieres contar la historia.

Este sábado 7 de enero inicia un nuevo ciclo de cursos desarrollados especialmente para ti.

Escríbenos un mensaje por interno y haz eso que siempre quisiste hacer.