¡Semillas han sido sembradas y están creciendo!


¿Cómo fue mi experiencia en Machucabotones?


En un proceso de búsqueda personal, de confusión y de terapias, de desesperanza y de ilusión comencé a pensar en aquellas cosas que me gustan de verdad y que haría, aunque no me pagaran, algunas de ellas muy importantes para mí fueron: la fotografía, el dibujo y la escritura.


Las había dejado olvidadas en la vitrina del sótano de mis sueños, pero en este proceso personal decidí trabajar un poco en ellas y buscar recursos, lugares, personas, etc... que me ayuden a desempolvar esos gustos con amor y sin condenación y ¡fue ahí! en Machucabotones donde encontré ese lugar.


Y efectivamente con amor me ayudaron a desempolvar algo para mi valioso: "querer escribir". Pude entender que, sí, yo podía hacer algo a lo que no me atrevía por vergüenza, fue en ese lugar donde conocí personas no ordinarias de distintas edades, rubros, creencias, pero que con respeto y cariño compartían el "amor por las palabras". Honestamente siendo una persona introvertida disfruto de lugares tranquilos y de poca gente (algo que para algunos es raro por ejemplo, es que me gusta ir a la playa en invierno, donde hay poco sol, poca gente y poca bulla) y fue lo que encontré en Machucabotones, como un oasis.


Lo primero que recuerdo al ingresar al lugar del taller fue el camino bordeado de geranios rojos, me pareció una linda introducción a aquella experiencia, luego subí las escaleras y tuve un gran recibimiento, una gran anfitriona me recibió con una mirada curiosa y tierna, Allujo, era su hogar al que yo estaba ingresando y ella quería asegurarse de quien era yo, me alegro que me dejara ingresar, compartir un espacio y más aún que me permitiera acariciarla; una vez dentro me dieron la opción de quitarme los zapatos y sentarme, al principio me sentí extraña porque era algo nuevo para mí, pero a los pocos minutos no pude evitar disfrutar de caminar descalza sobre la alfombra, se sentía bien; y en todo ese contexto conocí a Leslie y César que con una franqueza y apertura conversaban y nos enseñaban de algo que ellos amaban: "las palabras" leer, escribir, y nos motivaron a hacerlo, el taller fue una experiencia enfocada en las palabras, primero escribirlas, luego leerlas, luego hablarlas, luego comentarlas...


¡Amo las palabras! que sin duda tienen poder.


Amé también conocer a las personas que conmigo llevaron el taller, somos distintos, pero con algo tan lindo en común: ese gusto por escribir, y creo que una de las mejores formas de conocer a alguien es por la forma que usa sus palabras, y mientras los escuchaba me di cuenta que cada persona del taller era un tesoro por descubrir, fue tan lindo el ambiente que terminamos cantando y todos nos comprometimos a crear un blog y a seguir escribiendo, que es lo que nos gusta, y me alegra que así lo hemos ido haciendo, seguimos en ese hermoso camino. Semillas han sido sembradas y están creciendo.


Al finalizar me di cuenta que no solo había descalzado mis pies, sino también mi corazón.

Espero pronto volver a ser parte de tan linda experiencia.


Gracias,


Tania Yibell Ruiz Fernandez

Alumna Machucabotones

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Páginas relacionadas con Machucabotones:

Teléfono:

978224136

entrelibros.png
lcc.PNG