Una conexión contigo mismo


Hola. ¿Has escrito hoy?

Sucede algo alucinante con la escritura: superados la incertidumbre y el nerviosismo, sentados ante el documento de Word que estamos llenando con palabras, llega un momento en el que sentimos que hemos entrado en un “ritmo”.

Todos nuestros alumnos lo comprueban: al principio es extraño, escribir sin esperar ninguna inspiración… pero si insistimos, la mecanografía por sí sola nos impulsa y “conectamos” con la escritura.

Es como si estuviéramos recibiendo dictado.

¿No es eso lo que buscamos todos, una conexión?

¿Qué sucedería si te digo que esa conexión que estableces a través de la escritura… es una conexión contigo mismo?

O contigo misma.

Es algo muy profundo.


Pocas veces reparamos en esto: los pensamientos en nuestra cabeza no están formulados en palabras (¿no serían lentísimos nuestros procesos mentales si así fuera?). Las personas pensamos con imágenes y conceptos. Y escribir es el ejercicio consciente de usar palabras para traducir nuestro mundo interior.

Incluso si escribimos ficción, ¿no es siempre nuestro mundo interior el que estamos recreando?

Lo que más hacemos al escribir es leernos a nosotros. Por primera vez nos encontramos con nuestros propios pensamientos. Y mientras los vamos afinando y editando, buscando que capturen cierta sensación, vamos profundizando en ellos. Los entendemos.

Quien adopta la escritura como hábito empieza a conocerse, y ese conocimiento es fuente de placer y crecimiento.

Carmen, una alumna nuestra de 70 años, dijo hace poco en clase que escribir le daba “una sensación de poder”. Estoy muy de acuerdo.


Se acerca el verano, la estación del ocio. Registra lo que te sucede. ¿Qué recordarás en unos años de esa salida a la playa, de esa fiesta, de esa reunión con tu familia? ¿Cómo recordarás quién eras, si en todas las fotos apareces igualmente sonriente, posando para la cámara?

Toma también fotografías mentales. Registra tu alma. Escribe sobre tu salida a la playa del domingo pasado, y por qué fue especial ese momento en el que salías empapada y contenta del mar. Escribe sobre ese momento de tu viaje en el que sentiste que no querías volver. O sobre esa persona que te saludó en la calle...

Debemos almacenar recuerdos como la ardilla almacena nueces, debemos tener una reserva para el invierno.” George Moore.

Escribe 10 minutos todos los días. Escribe rápido y luego edita.

La vida es corta.

Este domingo 27 Leslie y yo empezamos el último curso del año: "Introducción a la escritura expresiva". Te esperamos.

Escribir regularmente hace más grande nuestro mundo.

César Bedón Rivera


#Machucabotones #Escritura

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Páginas relacionadas con Machucabotones:

Teléfono:

978224136

entrelibros.png
lcc.PNG