#Concurso: CORONAVIRUS


★ RELATO PARTICIPANTE DEL CONCURSO «RELATOS DE LA CUARENTENA» ★


Imagen: Pixabay

INDICACIÓN AL LECTOR: Publicamos los relatos sin editar, tal y como los recibimos. Puedes votar haciendo clic en el corazón que se encuentra al final de esta página.



Hola, soy Rafa, tengo 3 años y sabes qué… hasta hace poco, los días eran tranquilos y muy parecidos unos de otros. Mis papás salían a trabajar todos los días. Mi mamá trabajaba en la mañana, mientras yo estaba en el colegio, y cuando ella regresaba a casa en la tarde, mi papá salía a trabajar. Era poco el tiempo que podíamos estar los tres juntos. Por eso me encantaba salir los fines de semana con ellos, íbamos al parque a jugar mucho, salíamos a hacer compras y me encantaba comer lo que las señoritas invitaban en el supermercado, también visitábamos a mis abuelos y jugaba mucho con ellos, aunque mis papás digan que ellos me engríen yo los quiero mucho; otra cosa que solíamos hacer era ir al cine, o visitábamos a alguno de mis amigos. Yo la pasaba muy bien.


El colegio no me gustaba mucho, pero la pasaba bien con mis amiguitos y mi profesora. Además mi papá siempre llegaba a recogerme con una sonrisa y en casa me esperaba un almuerzo delicioso. Cuando llegaba mi mami me ayudaba a hacer mi tarea y jugábamos juntos hasta que llegaba la hora de dormir.


Todo eso me gustaba, pero no sé qué es lo que pasó que de ponto todo cambió.


Ahora sólo escucho que conversan sobre un virus raro, que no podemos salir, que debemos quedarnos en casa todo el día y que debemos lavarnos las manos a cada rato.


Yo me la paso en casa todo el día jugando, veo algunos videos que me gustan mucho en la televisión y luego hago mi tarea. Aunque a veces no sé por qué tengo que hacer tarea si no estoy yendo al colegio. Qué raro.


Mi mamá sale a trabajar todos los días y mi papá trabaja en casa. Mami cuando sale parece disfrazada, usa algo como una máscara en la cara y tiene las manos todas blancas, a veces no la reconozco. Cuando llega, yo me muero por abrazarla y besarla, pero me dicen que debo esperar. Mi papá la espera con un rociador que huele raro, lo echa por todas partes, y luego ella entra a la ducha y yo no puedo saludarla hasta que termine de bañarse. Y para mí esa espera es demasiado larga, pero me gusta esperarla en la puerta mientras vamos jugando.

¡Yo soy un bombero que, cuando ella abre la ducha, la mojo con el agua de la manguera!


Casi todos los días, en la tarde, mis papás me prestan su celular para ver a mis abuelos y a mis tíos. La verdad me emociona mucho poder hablar con ellos, me cuentan cómo la están pasando y yo les muestro mis juguetes… hasta podemos jugar yan kem po por video llamada. Se ríen de mis bromas, dicen que estoy más grande y sí estoy creciendo, hasta mis brazos están más largos. Pronto van a ser los suficientemente largos para llegar hasta donde ellos están y así poder abrazarlos.


Algunos días escucho decir que las cosas no están bien, que no quieren estar encerrados, pero yo creo que todo esto no es del todo malo. Veo más tiempo a mi papá, juego más con mi mamá. Incluso veo más seguido a mis abuelos y tíos. Pero, sin embargo… Yo a todos los veo preocupados.


Cuando converso con alguien siempre me dicen que me cuide, que no salga, que me lave las manos, que rece a Dios para que el virus se vaya… y sí, siempre lo hago.


A veces me siento un poco preocupado como ellos, veo que todos en la calle tienen el mismo disfraz de máscara y yo no puedo salir disfrazado igual.

¿Por qué ellos sí y yo no?


Muchas veces lo único que quiero es que mis papás me abracen tan, pero tan fuerte para dejar de escucharlos hablar sobre un tal Vizcarra, de un virus que tiene corona, de las compras semanales y dejar de verlos con esos disfraces tan feos. Creo que les voy a hacer una máscara de conejitos para cada uno, así se verían más bonitos y sobre todo más felices.


A veces en la televisión, y cuando mis papás conversan escucho algunas palabras raras que no entiendo bien… aislamiento, cuarentena, infectados… ¿Qué es eso?


Mis papis me explican algunas cosas. Sé que ese virus puede hacer que me enferme y yo no quiero enfermarme. Me dicen que debo quedarme en casa para no contagiarme, que debo cubrirme al toser y estornudar… y todo eso también lo estoy aprendiendo en mis clases en la televisión.


El otro día hasta me dejaron de tarea dibujar a un virus, y yo lo pinté de negro con verde, porque es un virus feo y malo que enferma a las personas.


Los días van pasando, y aunque sigo sin entender algunas cosas, no lo paso mal. Con mis papás estamos haciendo cosas que no habíamos hecho antes… hemos pintado piedras, hemos armado animalitos con conitos de papel, hemos pintado un mundo en el suelo para poder saltar y hasta ¡hemos acampado en la sala! Dormimos sobre un colchón inflable y con muchas sabanas encima. ¡Y todo eso me pone muy feliz!


Además, dentro de poco será mi cumpleaños. Yo soñaba con tener una gran fiesta con todos mis amiguitos del colegio y mis primos, poder jugar, bailar, comer muchas golosinas y divertirme con ellos, pero con todos los cambios que hay, sé que no podrán venir a visitarme. Igual yo estaré muy feliz con mi papá y mi mamá, recibiré muchas video llamadas y lo mejor de todo, es que ya empezamos con todos los preparativos, estoy ayudando a mis papás a hacer manualmente la decoración, habrá imágenes de todos mis personajes favoritos. Y además, ese día soplaré tan fuerte mis cuatro velitas y voy a pedir que este virus de corona se vaya. Y así será, todo volverá a la normalidad y podré ir a jugar a los juegos del parque y abrazar a mis abuelitos



Autora: María Castillo Lucero.



Si te gustó este texto, compártelo en tus redes usando los iconos de abajo.

0 vistas

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Páginas relacionadas con Machucabotones:

entrelibros.png
lcc.PNG

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Teléfono:

978224136