#Concurso: EL LADRÓN DE LOS RECUERDOS EN TIEMPOS DE PANDEMIA


★ RELATO PARTICIPANTE DEL CONCURSO «RELATOS DE LA CUARENTENA» ★


Imagen: Pixabay

INDICACIÓN AL LECTOR: Publicamos los relatos sin editar, tal y como los recibimos. Puedes votar haciendo clic en el corazón que se encuentra al final de esta página.



Es medio día, como todos los días se enciende el televisor. Está hablando el Presidente, a diferencia de otros días, el mensaje Presidencial no tiene como sede Palacio de Gobierno sino un Auditorio ubicado en Tumbes. El Presidente anuncia que estamos en el día 26 de la cuarentena y procede a anunciar las medidas adoptadas para combatir la Pandemia durante el estado de emergencia que afronta el país. Sin embargo, para María la cuarentena lleva más de 26 días.


Es el 3 de setiembre del 2012 y Juan Manuel “El Colobarrutia” lleva casi dos semanas hospitalizado. Luego de algunos días en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital, al parecer, no requiere más de un respirador y es trasladado al área de cuidados intermedios, pero su pronóstico no es alentador.


María, como todos los días desde que “El Colobarrutia” fuera diagnosticado con cirrosis hepática en etapa terminal se mantiene firme al lado de su compañero de vida, el hombre con quien el próximo 28 de diciembre -día de los inocentes- cumplirá 45 años de matrimonio. Y vaya que fuera inocente María!!.


Son las 5 de la tarde y luego de haber pasado toda la mañana y parte de la tarde al pie de la cama de hospital de su amado, María decide que es tiempo de volver a su casa y hacerse cargo de los quehaceres domésticos, los cuales no ha dejado desatendidos en todos estos meses. Lo que la anima a llegar a casa es encontrarse con Brisa, su pequeña nieta de meses de nacida a quien bañara y cambiara mientras le canta alguna canción de cuna, una de aquellas canciones de cuna que le enseñara su madre de pequeña, una de aquellas canciones de cuna que tantas veces canto María para sus diez hermanos menores.


María camina presurosa por los pasadizos fríos del hospital, toma el elevador y en segundos arriba a la salida del hospital. Unos tímidos destellos de luz solar anuncian la próxima llegada de la primavera y esto la reconforta, la llena de optimismo y esperanza. Esperanza de que sus plegarias y rezos sean escuchados y que el milagro de la sanación ocurra.


Ya en la Avenida, María aborda el autobús que la llevara de retorno a casa. A pesar de la hora, consigue un asiento libre y se dispone a sacar un rosario de su bolsa para continuar con sus rezos cuando de pronto su teléfono suena. Es un número desconocido y se apresura a contestar la llamada. Del otro lado de la línea una voz poco amigable le pregunta qué relación tiene con el paciente Juan Manuel, a lo que María responde que ella es su esposa. La voz, del otro lado del teléfono, le indica que debe volver de inmediato al hospital y corta. Una corriente helada recorre el cuerpo de María de la cabeza a los pies. Cientos, miles de pensamientos cruzan por su mente, pero ella decide abrazar aquellos pensamientos optimistas. Que pudo haber ocurrido durante los minutos trascurridos desde que dejó el hospital y se embarcó en el autobús. ¿Quizá el milagro de la sanación? ¿Quizá ‘’El Colobarrutia” despertó de aquel sueño profundo y pidió verla? Sí, es eso, su amado ha sanado, ha pedido verla, ha exigido que le den de alta, ha manifestado su deseo de volver a su casa.


María se apresura e ingresa nuevamente al hospital, corre hacia el elevador y se dirige al quinto piso donde se ubica la habitación de “El Colobarrutia’”. Al llegar a la puerta del cuarto un enfermero la detiene y le solicita el documento de identidad del paciente. El enfermero recibe el documento, verifica los datos allí consignados y asienta la cabeza como muestra de afirmación. A continuación, se dirige hacia uno de sus colegas diciendo: hora del deceso 17:30. Le piden a María acompañar el cuerpo de su esposo, que yace en una camilla cubierto con una sábana blanca, hacia el mortuorio del hospital.


María está confundida, no puede hablar, no comprende que está sucediendo, solo escucha el murmullo de las voces pero no consigue comprender lo que estas dicen, hace días que se siente confundida, hace días que olvida en que día se encuentra, hace días que no logra traer a su memoria las palabra que desea pronunciar, hace días que olvida las llaves de su casa por cualquier lugar y luego no puede encontrarlas y procede una y otra vez a retroceder sus pasos; para María, ese 3 de setiembre de 2012 empezó su cuarentena.


Hoy es 10 de abril de 2020 y Brisa cumple 9 años, pero para María es un día más de encierro en la cuarentena en que la puso el Mal de Alzheimer hace ya algunos años. Para María sigue siendo aquel 3 de setiembre de 2012, fecha en que parece haber quedado detenida en el tiempo. Sus días transcurren en una cuarentena sin fin, aquella que no le permite enterarse que el mundo atraviesa una crisis, que una Pandemia amenaza la salud de ciudadanos de todo el mundo y que día a día se registran contagios y muertes por cientos y miles.


María sentada frente al televisor, su fiel compañero desde hace algún tiempo, parece estar abstraída en sus recuerdos, aquellos pocos recuerdos del pasado que le quedan, aquellos recuerdos a los que se aferra, aquellos recuerdos que repite una y otra vez como intentando atraparlos para que no se vayan, para que no la abandonen, para no perderlos.


María dirige su mirada vacía hacia la ventana de su habitación y sonríe mientras Brisa le canta una canción de cuna, una canción de aquellas que María le solía cantar cuando Brisa solo tenía meses de nacida. María sonríe como si la sonata la transporta a algún momento feliz de su vida, un momento que ocurrió antes de que iniciara el día 2776 de su cuarentena, cuarenta en que la puso el implacable ladrón de sus recuerdos



Autora: Cintya Espinoza Cabello.



Si te gustó este texto, compártelo en tus redes usando los iconos de abajo.

2,758 vistas

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Páginas relacionadas con Machucabotones:

entrelibros.png
lcc.PNG

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Teléfonos:

(051)6937690 / 978224136