#Concurso: LECTOR EN CUARENTENA

Actualizado: abr 10


★ RELATO PARTICIPANTE DEL CONCURSO «RELATOS DE LA CUARENTENA» ★


Imagen: Google Images

INDICACIÓN AL LECTOR: Publicamos los relatos sin editar, tal y como los recibimos. Puedes votar haciendo clic en el corazón que se encuentra al final de esta página.



I. Tsunami


Aún estaba adaptándome a mi rol de padre y te llevaste a Octavio. ¿Por qué serás así? ¿Crees que eso no le afectará? ¿Tan mal padre soy?


Llegar de la librería y encontrar el departamento vacío. Tu celular apagado y el actuar infantil de bloquearme en todas las redes sociales que teníamos en común.


Para joder más este aburrido y soso domingo, el Presidente de la República declaró estado de emergencia a nivel nacional. Ahora sí estamos cagados.


Mariana podías hacer con tu vida lo que quisieras, no tenías que llevarte a mi hijo, menos en estas circunstancias. Llega un SMS. ¡Ahora me vas a conocer!


Estimados trabajadores, por ESTADO DE EMERGENCIA, vamos a cancelar todo en relación a la atención al público; solo se trabajarán tareas desde sus casas. Saludos.


Falsa alarma. Rendido y en búsqueda de refugio extraigo de mi morral mis nuevas adquisiciones. Espero sean suficientes para sobrellevar esta cuarentena, aunque los libros jamás son suficientes.


Pienso acatar a plenitud este aislamiento. Preparo una gran cantidad de café que será acompañado con tostadas y me dirijo a mi habitación. Presionar el seguro a pesar de saber que ella no volverá.


Echado en cama comienzo mi lectura, inmediatamente me identifico con el personaje principal de Tsunami; en esta novela se cuenta como se desmorona una relación, Julia (Mariana en mi caso) al igual que un tsunami arrasa con Leandro (conmigo) e igualmente se lleva consigo a su hija (hijo en mi caso).


“Con los hijos sucede que naturalmente se les quiere. El amor no se cuestiona.”


Mi amado Octavio, ¿qué será de ti mi pequeño?



II. Kentukis


Es el quinto día de aislamiento, ya no cuento con recursos para alimentarme, pero no pienso salir. Llamó a Andhy y felizmente aceptó traerme mi pedido con la condición que le debía una (con él nunca se sabe), a pesar de la incertidumbre se acordó el pacto. Al llegar llevaba puesta una mascarilla.


- La cosa está brava compa, es mejor prevenir.


- Gracias estimado, queda pendiente entonces el favor. ¿No quieres pasar?


- Quisiera socio, pero quedé en verme con Alexia, esta cuarentena me tiene angustiado y por fin aceptó en verme, mas bien ahí te traje adicional unas mascarillas por precaución, ¡hablamos!


Me pongo a pensar en cómo hubiéramos aprovechado Mariana y yo estando encerrados en la habitación, tirando hasta hastiarnos de tanto sexo; aunque estoy seguro que hubiera sido constantemente interrumpido por los llantos de Octavio. Hoy comienzo con Kentukis, la última novela de Schweblin. En estos tiempos de encierro me hubiera venido muy bien ser un kentuki, un dragón (que es el más deseado por toda esa sociedad futurista). Poder observar lo que hace Octavio en cualquier lugar en que se encuentre, ver a mi campeón y estar al pendiente de él; o sino observar una mujer al otro lado del mundo, ser un pequeño voyeur que tiene libertad de arrastrarse por toda una casa sin incomodar a nadie.



III. La última palabra


Luego de 11 días de aislamiento, mis reservas fueron escaseando hasta quedar vacío el repostero y Andhy ya no quiso hacerme nuevamente las compras; le daré uso a las mascarillas que me dejó. Es extraño nuevamente el salir. Las calles aquí sí están desérticas, todo lo contrario se evidencia en las periferias.

Hoy sí compraré algo de alcohol para hacer más llevadero el encierro y mi lectura, además es un día especial; Kureishi tiene un talento único para describir el sexo en sus novelas, me lo confirmó con La última palabra. Gracias a él me reencontraré en la noche con Abella Anderson, Jynx Maze, Lana Rhoades, Riley Reid y una gran cantidad de Vodka.


Llegando a casa me encuentro con Mariana sentada en el sofá viendo la televisión.


- ¿Qué haces acá? ¿Dónde está el bebé?


- Octavio está bien, de ello no te preocupes; te cuento la última, ¡achuuu! ¡Aaaaachuuu! Vizcarra ha ampliado hasta el 12 de abril la cuarentena.


- ¿Y a mí que chucha Mariana? No llevas mascarilla y vienes a contaminar mi sala, vete de una vez, no quiero saber nada de ti, solo me importa mi hijo. Ya estoy cansado de ti,


- Solo quise darte una sorpresa y yo termino siendo la sorprendida…feliz cumpleaños.


- Gracias Mariana, pero si de verdad quieres que este bien déjame solo.


Cogió su cartera y se dirigió hacia la puerta, no puedo creer que haya tenido el valor de decirle que esto se acabó.


- Mariana, antes que te vayas tengo que darte algo importante.


- ¿Qué cosa me vas a dar?


- Tengo una caja de mascarillas, toma una para que no contagies a los demás.


- Ándate a la mierda.



IV. CONTARLO TODO


“Desde hace mucho tiempo he intentado infructuosamente convertirme en alguien que escribe un libro o he intentado vivir como alguien que escribe uno o como creía que tendría que vivir alguien que lo hiciera pero durante más de diez años no he escrito una sola línea que me gustara. Hasta hoy.”


Me siento como Gabriel Lisboa (no me jodas Jeremías diciendo que tu personaje está hecho de ti, pero no eres tú). Cuando quiero escribir vuelvo a esa novela duramente criticada cuando fue publicada y apadrinada por Varguitas. Ya estamos cerca de cumplir un mes en aislamiento y considero que es una buena oportunidad para que en la literatura se plantee esta pandemia como contexto. Como todo en la literatura es experiencia transformada contaré mi historia, de como un triste huevón pasa sus días de cuarentena leyendo unas cuantas novelas, inventándose un hijo y mandando al tacho una relación que no tenía ningún sentido



Autor: Alvaro Alarco.


Si te gustó este texto, compártelo en tus redes usando los iconos de abajo.

250 vistas

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Páginas relacionadas con Machucabotones:

entrelibros.png
lcc.PNG

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Teléfonos:

(051)6937690 / 978224136