#Concurso: MIL PALABRAS


★ RELATO PARTICIPANTE DEL CONCURSO «RELATOS DE LA CUARENTENA» ★


Imagen: Pixabay

INDICACIÓN AL LECTOR: Publicamos los relatos sin editar, tal y como los recibimos. Puedes votar haciendo clic en el corazón que se encuentra al final de esta página.



Un amigo me sugirió participar de este concurso y la verdad, no estoy segura de ganarlo, pero concursar en algo así era parte de mi lista de “propósitos de cuarentena”; así como hacer todo lo que antes no pude por falta de tiempo o por falta de organización y disciplina o por mucho trabajo o simplemente porque - en realidad - no me dio la gana. Creo que si hay algo que he aprendido en este tiempo, es a conocer la capacidad que tengo de ser mi más fuerte y silenciosa opositora... ¡Ouch!


¿Sabes que me pasó? No sé si a ti. Cuando empezó todo este tiempo de aislamiento, me vi parada por horas frente a un espejo imaginario en el que estuve congelada pensando en empezar todo aquello que había postergado. Ya no había excusas, mis argumentos se habían esfumado o por lo menos ya no los oía discutir. ¿Quién hablaría por mi ahora? ¿Quién se encargaría de disculparme ante el mundo por no estar haciendo todo lo que Dios me mandó a hacer? Mi mente y yo nos encontramos sentadas frente a ese espejo mirándonos de reojo como cuando tienes algún desconocido al lado y quieres hacerle el habla, pero no sabes cómo. La coyuntura había puesto en cuarentena a dos grandes extrañas: Mi mente y yo.


Las redes dicen que las personas tienen miedo de esta temporada, yo pienso que definitivamente podríamos empezar a gestionar una carrera profesional en ‘Memegrafía’, debido al alto potencial de los peruanos de crear y recrear memes ante situaciones de emergencia como ésta. ¿No crees que una especialización en humor político, le vendría muy bien los opacos tests de orientación vocacional? Dicen en el mundo que el Perú tiene el mejor plan económico para enfrentar esta pandemia y que ahora valoramos todo lo que Dios nos ha dado: La libertad, la familia, el trabajo, el tiempo y especialmente los sueños postergados. Dicen que la cuarentena debe hacerte mejor persona y todo aquello, pero mi deseo es que al salir, la vida y las personas no se nos vuelvan tan familiares que las olvidemos nuevamente.


La cuarentena trajo muchas cosas a mi vida, entre ellas, una jaqueca almática que recién me pude quitar, cuando decidí hacerlo. Efectivamente, “la decisión”, es más poderosa que la falta de tiempo, la flojera y el exceso de trabajo cuando la dejas ser. Ahora sé que tengo una única y última oportunidad de acabar con un check list que vengo cargando conmigo hace tiempo, este relato y ganar este concurso es parte de ello. ¡Ya dije “ganar”!


Conforme reduzco mi lista de pendientes me estreso menos. Ya hay más aire en mi cabeza, nuevos sueños van irrigando mi mente, nuevos deseos masajean mis rutinarios pensamientos. Cada vez hay más espacio para soñar, correr, volar y ganar ¡Yo podría ganar este concurso! ¡Ahí va mi verdadero yo otra vez! ¡Qué alegría volver a oír a mi siempre cómplice, “Josefina Endorfina”! Ella no hace más que reír y reír mientras ve que mis dedos avanzan la maratón de mil palabras planas.


Todo ha cambiado ahora, pues el check list se reduce y asimismo la ansiedad. Me gana la emoción de ver con exagerada expectativa que la lista con la que saldré nuevamente al mundo es el triple de grande que la anterior.


Mil palabras… ¿Qué palabras elegiré? Debo conmoverte, hacerte reír – Josefina ¡Ven! – y hacerte llorar. Mil palabras para ganar, para brillar, para volver a empezar, para que esto salga del viejo y pesado check list para convertirse en algo fresco y nuevo por hacer! Lo que siempre debí estar haciendo. Mil palabras… las que alegren al cielo y que sean el puente que me acerque a mis sueños y no las piedras que me apartan de ellos. Mil palabras que no queden flotando sino que se conviertan en mil acciones intencionales de hacer las cosas.


Dios no se equivoca y no es casualidad que Él me haya encerrado en casa con el fin de obligarme a replantear mi vida, recordarme mis sueños, echarle aceite a mi forma de hacer las cosas y animarme a que me ponga linda para mirarme en ese espejo junto a mi extraña amiga ‘mi mente.'


Ya está oscureciendo y como todos estos días desde que empezó el encierro, agradezco a Dios este tiempo que El hizo sólo para mi, y para ti, ¡Créelo! Tarde o temprano esta temporada acabará y dentro de poco ‘no tendremos tiempo’ nuevamente. Mi corazón recuerda con nostalgia el término de las vacaciones para regresar al colegio: Alegría por salir y penita de dejar lo que ya se hizo costumbre. ¿No te pasa? Se acorta el tiempo, mariposas en la panza, la nostalgia saber que una época culmina.


Pues, creo que con eso cumplo mi cuota de historias de cuarentena que me hacen elegible para participar... y ganar!


Termino recordando un post que leí hace poco que decía algo como: “Bendice a aquellos con quienes te tocó pasar la cuarentena". Te bendigo querida amiga “Mente" hace tiempo que no hablamos, pero ahora que te vi en el espejo recordé lo bien que solíamos llevarnos. Quiero hacerte una promesa, nunca más me olvidaré de ti, ni de darte tiempo para ver como recreas cada sueño de mi corazón, para admirar como creas las más extraordinarias estrategias para lograrlos y como me soplas todas esas ocurrencias para salir del paso en el momento preciso! ¡Prometo no verte más como mi opositora, sino como mi más fiel amiga para planificar la nueva lista de sueños que debemos llevar a cabo cuando salgamos de ésta!


Te bendigo, y la próxima vez que nos miremos al espejo, sé que lo haremos abrazadas.


Cero palabras



Autora: Sheila Godoy.


Si te gustó este texto, compártelo en tus redes usando los iconos de abajo.

124 vistas

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

Calle Sor Tita 230, Miraflores

Lima 18, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Páginas relacionadas con Machucabotones:

entrelibros.png
lcc.PNG

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Teléfonos:

(051)6937690 / 978224136