#Concurso: PELEA DE CUARENTENA


★ RELATO PARTICIPANTE DEL CONCURSO «RELATOS DE LA CUARENTENA» ★


Imagen: Web Cooperative Therapy

INDICACIÓN AL LECTOR: Publicamos los relatos sin editar, tal y como los recibimos. Puedes votar haciendo clic en el corazón que se encuentra al final de esta página.



¡Muah! y me daba un besito en la frente, mostrándome todo su respeto y amor con un sólo gesto.


Nuestros días jugaban en una mar de emociones felices, éramos dos personas llenas de alegría, de proyectos, de crecer juntos... Éramos dos personas libres que habíamos decidido compartir nuestra libertad con el otro. Habíamos llegado a la etapa de seguridad en nuestra relación que un doble check azul o un "en línea" después de habernos dado "las buenas noches" no nos hacía dudar del amor que construíamos día a día.

Éramos dos personas solas que, con una decisión firme, juntaron sus caminos para construir un mañana lleno de... de... de amor. (era lo que decíamos, susurré.)

* * *

Era el 17 de marzo y toda la coyuntura actual decía que no podíamos vivir juntos, que cada uno debía estar en su casa porque nos invadía un virus muy potente.

- ¿Pasamos la cuarentena juntos? – Le propuse

Con cara muy extraña y sorprendida me dijo: Okey, aunque deberemos hablar con tus padres, acepté y tuvimos la aprobación.

Pasaron horas y empezamos a organizarnos, traje mis cosas y él subió las suyas. Él no se iba a mudar, porque íbamos a pasar ese periodo en el mini departamento ubicado en su tercer piso.

Llegada la noche, comenzamos a conversar de tantas cosas, una de ellas mi tema favorito: Nuestro matrimonio.


Yo no tenía un anillo colocado en el dedo, pero ambos sabíamos que nuestra relación era seria y el matrimonio era nuestro objetivo.

Coordinábamos en todo, menos en un tema y no era cualquiera… fueron tantos desacuerdos, lágrimas… Nos decíamos palabras y frases pero no nos entendíamos hasta que mi relación bonita y seria sintió un punto final.

- ¡No me dejes!, ¡No dejes que me vaya! Porque si cruzo esa puerta, todo, TODO, se habrá acabado y lo sabes... ¡NO NOS DEJES! – le exigí, le reproché, le reclamé...

- No puedo – fue lo único que salió de sus labios con voz entrecortada y con algunas visitas inesperadas.

Quise ser fuerte, y dije "Está bien" con voz resignada y llevando en mi espalda todos los momentos vividos.


Él se puso de pie, se puso una casaca y se dirigió hacia la puerta, mis ojos veían lo que él hacía y cómo estaba reaccionando... Me dejaba ir sin poner "peros", sin siquiera pensarlo dos veces.


Él me dejaba ir y no sólo a mí, sino a todo lo que habíamos construido. Ese instante sólo se llenó de silencio y el mar de emociones hermosas, se volvió un mar de emociones tristes y desconsoladas... se llenó de Porqués, se llenó de dolor, de esos que sientes cuando ves cómo se te va la felicidad.


Al llegar a la puerta, no pude más, y dejé que mi voluntad domine mi cuerpo. En un abrir y cerrar de ojos, estaba en el piso, dejando salir todos mis sentimientos, sin aparentar fortaleza, sin pedir respuestas, sólo dejando que afloren todo lo que tenía en el alma.

- ¿Por qué? - le pregunté


- Ya no sé si lo que estoy haciendo está bien o no – respondió


- Si hacer lo correcto duele, pues esto duele y mucho – dije

Él cogió mi mano y me abrazó con delicadeza, a lo que sólo pude responder con un suspiro y unas cuantas lagrimas más.

- Te amo – le dije con voz entrecortada


- Y yo te amo a ti – respondió


Lo abrece y cuando pensé que podíamos superarlo me dijo: Esto no puede continuar



Autora: Massiel Emperatriz Díaz Huamán.



Si te gustó este texto, compártelo en tus redes usando los iconos de abajo.

0 vistas

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Páginas relacionadas con Machucabotones:

entrelibros.png
lcc.PNG

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Teléfono:

978224136