#Concurso: ¿QUÉ ESCRIBO?


★ RELATO PARTICIPANTE DEL CONCURSO «RELATOS DE LA CUARENTENA» ★


Imagen: Pixabay

INDICACIÓN AL LECTOR: Publicamos los relatos sin editar, tal y como los recibimos. Puedes votar haciendo clic en el corazón que se encuentra al final de esta página.



Eran las ocho de la noche, aún no había empezado a escribir algo, miraba alrededor dándome cuenta de que las cosas habían cambiado mucho, era una revolución de forma silenciosa que transformaba todo lo que pudiese, me puse a pensar en cómo es que llegamos a todo esto, un día pudiste vivir como cualquiera de tus días siguiendo la rutina ,sin saber si sería el último para unos o que después de este vendría algo que cambiara nuestra vida diaria, nos daría tiempo para pensar, para estar en familia, para estar solos, para aumentar el trabajo, para arriesgar nuestras vidas, para salvar a los que te rodean, para relajarse, para descubrir lo que creías olvidado o perdido, para estresarse ,para darte cuenta que ahora a tu vida diaria le llaman cuarentena; luego cerré los ojos respiré profundamente y abrí los ojos giré mi cabeza y vi lo que me rodeaba ,la única persona que estaba cerca era mi hermano, ahí se encontraban los libros, la mesa, la cocina, nuestra vida estaba en un cuarto acogedor en el que teníamos que cuidar uno del otro. Hay un día en el que te pones a pensar miles de cosas, en este caso yo me puse a pensar en mi familia, mis padres y mis demás hermanos se encontraban en otra ciudad preocupados como cualquier padre o madre, lo único que podían hacer ahora era proteger y cuidar a los que se encontraban a su alcance como nosotros lo hacíamos aquí, las imágenes, los recuerdos, las experiencias, los momentos buenos y malos. Todas esas pequeñas partes que forman parte de tu vida ahora servían como la razón para seguir el mañana.


Me encontraba sumergida en todos esos pensamientos cuando empezó a sonar el celular, pues quien iba ser a parte de mis padres que lo hacían a diario, dejé la laptop me quité los auriculares y con voz calmada y alegre respondí, tuvimos una conversación larga a pesar de comunicarnos constantemente siempre había un tema que surgía de la nada, fue uno de esos momentos en que olvidas lo demás y te centras solo en ellos, como siempre la típica pregunta de cómo estaba o la petición de que me cuide y tome medidas necesarias para no enfermar ni contraer el virus, a pesar de que lo repitan a diario es mejor que lo digan pues uno nunca sabe que pueda suceder luego; al cortar la llamada claro que después de decirles que los quiero y que no se preocupen que nos encontrábamos bien, sin embargo a pesar de que mis palabras salieran con seguridad , ellos no se quedarían tranquilos sabiendo que sus hijos se encuentran en la capital, el lugar de mayor número de infectados, solo tenían que conformarse con mis palabras era lo único que les quedaba y que estaba a su alcance de hacer.


Luego de la llamada regresé a lo de antes con rapidez, sentada frente a la pantalla pero me faltaba algo, era algo que durante toda mi vida había estado junto a mí, al decir toda mi vida me refiero a cada momento en forma literal, algo que era quizá como yo por fuera pero muy distinta por dentro, nunca habíamos estado tanto tiempo separadas, desde el momento en que nuestras células y cuerpo se formaron siempre habíamos estado juntas, como ya se habrán dado cuenta o quizá no, ese algo era mi hermana gemela; yo como hermana mayor, aunque la diferencia no era por mucho y que parecían ser más que solo cinco minutos, escuchar su voz en el teléfono y transmitirle calma era mi deber , a pesar de la mínima diferencia de ser yo la mayor, siempre seria mi hermanita, ahora era el tiempo en que gracias a la cuarentena me había dado cuenta que ella había influenciado en gran parte de mi vida, en que debíamos cuidarnos desde la distancia solo con nuestras voces y recuerdos que siempre estarán grabados en cada una; pues esta experiencia sé que no solo es mía, sé que muchos extrañan y anhelan encontrarse con esas personas que tanto quieren y que la única manera de lograrlo era cuidándonos y acatando las normas por más que no queramos solo quedaba y queda hacer eso, por los sueños que tenemos, por la vida que nos falta por recorrer.


Todo esto pasó mientras pensaba en que escribir, fue algo no casual, esa llamada se diferenciaba de las otras, esos sentimientos eran nuevos, esas ganas, esos pensamientos; todo lo que había pasado en general en ese trance de tiempo no era común en mi rutina diaria; ese trance de tiempo hizo cambiar muchas decisiones en mí que en un futuro tendrán mucha importancia, ese pequeño trance en el que pensaba en que escribir, será parte de unos de mis recuerdos



Autor: Leidy Matamoro Riveros.



Si te gustó este texto, compártelo en tus redes usando los iconos de abajo.

170 vistas

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Páginas relacionadas con Machucabotones:

entrelibros.png
lcc.PNG

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Teléfono:

978224136