#Concurso: UN DESPERTAR MÁS CON MIS ALIADOS


★ RELATO PARTICIPANTE DEL CONCURSO «RELATOS DE LA CUARENTENA» ★


Imagen: Pixabay

INDICACIÓN AL LECTOR: Publicamos los relatos sin editar, tal y como los recibimos. Puedes votar haciendo clic en el corazón que se encuentra al final de esta página.



¡Aaahhhh!. Por fin, amaneció. ¡Qué bostezo! Hoy es viernes tres de abril. No tengo otra elección más que desbordar mi optimismo y atiborrarme de sabiduría para el porvenir en esta crisis sanitaria.


Es decimonoveno día de cuarentena, consulto mi teléfono, y este indica siete menos quince. Sinceramente, siento ardor en mis ojos y pesadez. Esta fatiga ocular empieza a torturarme. No es habitual despertar a esta hora. De no ser por este confinamiento obligatorio decretado por el Gobierno Peruano para frenar la propagación de contagio del coronavirus, ya estaría en el transporte público con dirección a mi centro de labores.


Me intriga el inusual despertar de esta mañana. No bebí café antes de dormir ni extendí alguna actividad hasta la madrugada. ¿Quién perturbó mi sueño? ¡Ah! ¡Recuerdo! Akira y Shado, son los responsables de mi somnolencia. Sus constantes e intimidantes ladridos me impidieron conciliar el sueño. De seguro me martirizará durante el día. ¿Debo torturarlos? ¡No! ¡Jamás los lastimaría! Existen muchas razones para soportarlos. A pesar de los desmanes y haber convertido a casa en un chiquero y almacén de andrajos, mi afecto hacia ellos es genuino e inconmensurable.


Akira, es una cachorrita de cinco meses, adorable, tierna, de orejas casi trianguladas y nariz de pimpón. Shado, tiene cinco años y dos meses. Es el macho engreído de casa a quién hay que rogarle para que coma sus alimentos. Son mis aliados que suprimen mi soledad, y juntos ellos, son el antídoto contra los días de mi ansiedad. Hay días que conspiramos contra la amenaza de la inseguridad ciudadana. Son tiempos difíciles. Inescrupulosos individuos anuncian en las redes sociales que se organizan para perpetrar saqueos a causa de escases de alimentos. Por otro lado, los medios de comunicación desmienten el desabastecimiento. ¡Qué desasosiego! Solo sé, que mis aliados y yo, estamos preparados para lo inesperado.


La cuarentena me ha permitido brindarles más caricias y momentos de regocijo. Lo soy, y siempre fui condescendiente con ellos. Este enclaustramiento ha fortalecido nuestra exorbitante y exaltación muestras de cariño.


Si me llegara a pasar algo malo, ¿Quién cuidaría de ellos?


Tengo miedo. ¡Maldita inseguridad!


El sol radiante arremete contra el techo de mi casa. Entre las nueve y tres de la tarde, el bochorno es insoportable. Por fortuna, cuento con un extenso patio acondicionado donde el viento lo orea y engendra frescura de buenaventura. Espacio donde mis enanos suelen dar saltos de júbilo. Insisto, verlos así, me enternece, adiós tristeza, que la vida continua. Sus fallidos intentos por abrir la puerta evidencian que añoran pasear por los parques y hacer vida social canina. Soy optimista, sé que esos días llegarán.


Es hora de levantarme. Tengo que ir al supermercado. Ya me imagino la inmensa cola al que me sumaré.


¡No encuentro mis chanclas! Akira, Shado, ¿dónde están mis chanclas? No los encuentro por ninguna parte de la casa. El silencio los delata. Pero bueno, prepararé el desayuno. ¿Qué les apetece? ¿Lo que sea? ¡Respondan! ¡Luego no protesten cuando no les agrade! Ok. Pero antes, me asearé. Además, la pulcritud es prioritario de carácter preventivo para hacerle frente al temible coronavirus.


Que bien, comieron sin chistar. No hay razón de envidiar a nadie. Tengo lo mío. ¡Mi sazón!


Bueno, estoy presto para emprender mi exposición física y mental a la incertidumbre que existe en las calles del distrito en el que resido hace más de siete años. Me detengo en la puerta, contemplo el vecindario, y digo:

¡Ya vuelvo enanos! ¡Cuidado con el papel higiénico! ¡Ese sí que ha escaseado!



Autor: Mario Huamán Aguirre.



Si te gustó este texto, compártelo en tus redes usando los iconos de abajo.

60 vistas

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Páginas relacionadas con Machucabotones:

entrelibros.png
lcc.PNG

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Teléfono:

978224136