#Concurso: IMPERFECTA CONVIVENCIA EN CUARENTENA


★ RELATO PARTICIPANTE DEL CONCURSO «RELATOS DE LA CUARENTENA» ★


Imagen: Pixabay

INDICACIÓN AL LECTOR: Publicamos los relatos sin editar, tal y como los recibimos. Puedes votar haciendo clic en el corazón que se encuentra al final de esta página.



Mi novia es Fátima, suena a nombre de una virgen ¿verdad?, aunque tiene un sticker en el grupo de whatsapp de la UPN donde aparece como Sarita Colonia, el cual hice el año pasado, ella está lejos de ser una santa del pueblo.


Ella es la más extrovertida, fuerte decidida mujer que conozco, pero no por eso menos reactiva, loca y ocurrente; algo lejos de los cánones comunes para una santa, cuando reniega se parece más una “Gorgona”.


A pesar que nos comprometimos en febrero y teníamos planeado empezar a vivir juntos en julio, meses antes del nacimiento de nuestra princesa a la cual ya le pusimos el nombre de Anghela; la cuarentena nos obligó a empezar todo sin planearlo, 16 de marzo 2020, la fecha de inicio de nuestra sentencia de convivencia la dio Vizcarrita tu presi, mi presi, nuestro presi!.


Ese día empezó nuestra aventura y lo primero fue tener que salir corriendo para conseguir lo necesario para subsistir 2 semanas, al igual que tú pensamos también que solo tomaría dos semanas. Guardar la ropa en una mochila, alistar todas las cosas de su universidad y algo más porque los antojos de nuestra niña son muy variaos, en tiempos de cuarentena no hay Uber Eats o Globo que me pueda salvar.


¡Que descortesía la mía!, me vienen escuchando en su cabeza y no saben ni mi nombre, pueden decirme Eduardo, debo contarles que mi ida siempre la viví más tiempo fuera de lima que en ella, trabajo en proyectos en provincia.


La odisea de la convivencia empezó cuando ella busco su lugar en mi cuarto, por suerte lo arregle como para que vivan dos personas aun cuando no lo habitaba nadie normalmente.


Seguro les ha pasado, su novia les dice todo lo tuyo es mio, ¡advertencia! lo dicen literalmente. Tomo su lugar en mi closet, removió todo el tocador, acomodando sus cremas, perfumes, maquillaje, sus “10 mil capsulas de vitaminas” y por ultimo mi escritorio se convirtió en territorio privado de sus estudios.


Pasaron los días y fue haciendo suyo mis polos más grandes, adivinaste para ella son pijamas, luego las sandalias y más artículos estatizados por orden de la santa del sticker del whatsapp de la UPN, y se sincero ¿quién le discute a una mujer embarazada?


Hace una semana cuando se supone que ya no debería tener nauseas con sus 5 meses de embarazo, ella ceno muy tarde lo que la puso muy mal, tan enferma que tuvo como consecuencia que el bonito baño de porcelana color mármol claro que tiene nuestro baño termino más colorido que la ropa de un payaso, la escena era digna de una película de “Tarantino”.


Seguro te ha pasado que algo dispara un flasback, para mí fue la escena del baño, y me llevo a una escena similar que ocurrió al salir de la fiesta de fin en Tarapoto, donde se me paso un poco de la cuenta los tequilas en una de las fiestas más “fashion” y me costó la primera pelea del año, incluido el reproche de la desastrosa escena afuera del hotel. Pero las mujeres saben vengarse aun cuando no lo tengan planeado, hasta el demonio les teme por eso.


Ahí estaba ella despeinada, sin el glamour diario con el que sale a la universidad o al trabajo, con su cabello desordenado, ojos de panda por sus ojeras; ahí pude presenciar a la fiera que tiene las agallas para pelear con obreros de construcción civil, esa fiera estaba indefensa, y vi dentro de toda la imperfección de esa escena tan atípica a la misma hermosa mujer de sonrisa tierna que me deslumbro en la primera cita.


Seguramente seguiremos peleando al menos una vez por semana para no perder la costumbre, pero esa fiera que decía que jamás tendría hijos y que mucho menos cocinaría, hoy en día la veo preparando el desayuno, ayudándome a cocinar mientras carga a una nena en su vientre.


Así como en el arte la belleza de una obra solo se puede alcanzar con la imperfección en los detalles, esa imperfección que hace real la belleza, esa imperfecta convivencia que me hace ver que mi novia no es perfecta, pero es perfecta para mí.


Solo espero que la próxima venganza no sea tan karmica como la escena del baño o tendré que salir con Mahal, nuestra schnauzer, para que la policía me lleve a la carceleta, eso es preferible a una venganza de la ingeniera con nombre de virgen



Autor: Fredd Ramirez Palomino.



Si te gustó este texto, compártelo en tus redes usando los iconos de abajo.

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Páginas relacionadas con Machucabotones:

Teléfono:

978224136

entrelibros.png
lcc.PNG