Ni tan “sweet”, ni tan perfecta, ni tan nada…

Por Lucía Escalante, alumna Machucabotones

Sabes que algo está mal cuando te levantas en la mañana, coges tu celular y te encuentras con la imagen de Hello Kitty saludándote por el Día de la Mujer. Cuando recibes fotos de calatos musculosos como un supuesto regalo por el 8 de marzo. Cuando prendes el televisor y hay excelentísimos productos en oferta especial por el Día de la Mujer. Cuando, en el mejor de los esfuerzos, se agradece a las mujeres porque sin ellas el mundo no sería lo que es, y los hombres no serían lo que son.


“Mujeres, regalo de Dios”. ¡Caray! Parece que sólo me falta envolverme y pegarme un buen moño. Yo no soy regalo de nadie ni para nadie.


No soy “sweet”, no he nacido para soportar dolores ni para arreglarle la vida a nadie. Tampoco soy “un complemento” y, ni en la peor de mis pesadillas, me imagino a mí misma deseando la paz mundial.


He estado cansada, harta, de mal humor y, aún así, he tenido que ponerme el sombrero de “aquí no pasa nada” en muchas oportunidades porque la ocasión lo ameritaba y, sobre todo, porque yo lo decidía.


POR LO DEMÁS


Por lo demás, sigo las leyes lógicas de la vida. Si no siembro, no cosecho. Si no me baño, no huelo precisamente a lavanda. Si me equivoco, debo afrontar las consecuencias y aprender. Simplemente así soy, de carne y hueso, a veces más carne de la que quisiera, pero en fin, esa ya es otra historia.


Sin mí el mundo no se va a caer, tampoco lo harán las acciones de la bolsa. No pretendo ser imprescindible. Pero quiero pensar que conmigo el mundo puede ser mejor y más bonito, porque soy una edición limitada a un solo ejemplar y porque creo que todo lo que es único tiene magia.


Soy una hija del S.XX que ha tenido la fortuna de ver un cambio de siglo y vivir hoy en un contexto en el que, sin ser perfecto, no necesito pedirle permiso a nadie para escribir, opinar, trabajar, casarme divorciarme, volverme a casar, convivir, equivocarme, decir lisuras en el tráfico o simplemente no hacer nada. Esa soy yo, y puedo ser yo sin restricciones.


Sé que, por diferentes razones, no todas pueden hacerlo. Tampoco todos. Porque no se los permiten, porque no saben cómo, porque nunca se les ocurrió o temen a las consecuencias.


Pero todo tiene su hora. Humanos y humanas, sé que tarde o temprano cada quien tendrá su tiempo. Quizás no será un día como hoy, pero seguro que lo celebrarán por siempre.

Diseño de la web: Machucabotones 2020

MACHUCABOTONES SAC

buen retiro 158, Surco

Lima 33, Perú

Conecta con nosotros:

miniyt.png
minifb.png
miniig.png

Informes sobre cursos:

hola@machucabotones.com

Informes sobre talleres in house:

centro@machucabotones.com 

Páginas relacionadas con Machucabotones:

Teléfono:

978224136

entrelibros.png
lcc.PNG